martes, 26 de abril de 2016

Receta Bizcocho de limón, canela y almendras


Este bizcocho se merecería un monumento o algo así. 
Para mi hija es su súper-mega-preferido (de hecho, hasta se lo hago en versión magdalena para las meriendas).
Creo que es uno de los bizcochos que más veces he hecho y decir éso, teniendo en cuenta que no me gusta nada repetir, ya es mucho.  El sabor es intenso y natural (sin aromas). La textura gruesa que le aporta la almendra lo hace muy exquisito.
Lo he llevado a sitios muy diferentes y siempre ha gustado muchísimo. Hace poco teníamos un cumpleaños importante y la mujer del cumpleañero me pidió que le hiciera la tarta. Como ella ha probado muchas de las que he hecho, le pregunté qué bizcocho quería. Y me sorprendió diciéndome: "aquél que hiciste hace dos años que era una pista de tenis". Y se refería a éste, lo que indica que es un sabor que se recuerda.


  En alguna ocasión lo he llevado al trabajo. Recuerdo la última vez que lo llevé (en el formato de la foto). Un grupo de compañeras tomamos café a las 9 y, cada viernes, por turnos, llevamos algo dulce. Para el cumpleaños que os he comentado antes, hice un poco más de masa para hacer cupcakes y llevarlos. Les puse por encima la misma crema del relleno que llevaba la tarta. Yo estaba un poco agobiada porque pensaba que me había quedado amargo y estaba deseando que lo probaran para que me dieran su opinión. Recuerdo que se callaron y casi se me sale el corazón por la boca, porque pensaba que no les había gustado y no sabían cómo decírmelo. Y, de pronto, una dice: "Ay, Paz, ésto es una maravilla". Otra: "vamos, pero dices que no está bueno??? Creo que es uno de los bizcochos más ricos que he probado, Otra: "la textura es increíble, es un bizcocho muy original". Y respiré.

¿Os habéis animado ya? Jajajajaja. Pues vamos al lío: 


Los Ingredientes 

3 huevos
175 gr. azúcar
175 gr. harina bizcochona
una pizca de sal
125 ml. leche
125 ml. aceite 335
125 gr. almendras tostadas con piel
Zumo de un limón grande
Ralladura de un limón grande (sin parte blanca, que amarga).
1 cucharada generosa de canela 


Precalentamos el horno a 175º
 Trituramos un poco las almendras, sólo un poco, que queden trocitos grandes (luego estarán muy ricos cuando nos los encontremos en el bizcocho). Reservamos.


Batimos todos los ingredientes líquidos: leche, aceite, huevos y zumo de limón. Añadimos el azúcar y batimos bien. Aparte mezclamos la harina con la canela y la sal. La agregamos poco a poco a la mezcla anterior.


Por último incorporamos las almendras y la ralladura de limón. Ya tenemos lista nuestra masa.
Las cantidades que figuran arriba dan para un molde de 20 cm. Yo hice el triple de la receta porque necesitaba dos tartas y muffins. 


Rociamos el molde con spray antidesmoldante, o con mantequilla y harina. Le ponemos la masa y horneamos durante 40 min. (o más, depende del horno. Lo mejor es pincharlo con un palillo y si sale limpio, es el momento de sacarlo del horno).



Una vez fuera del horno, lo mantenemos en el molde unos diez minutos.Después, desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla. Aunque realmente no podrás esperar a que se enfríe.
Durante el horneado, no has podido despegar la nariz del cristal del horno, incluso quemándote. Ese aroma que desprende te habrá provocado una necesidad imperiosa de probarlo aunque te achicharres la boca, ya verás.
Si te sobra masa, puedes hacer magdalenas o mini magdalenas, que salen buenísimas!!!!


Este bizcocho lo suelo rellenar y cubrir con crema de lemon curd, que está buenísima y le va muy bien. La magdalena de la foto de arriba también lleva esa crema. Publicaré la receta más adelante, que merece la pena. 
Si lo hacéis, os va a encantar.
Dulces besosssssssssssss



Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario