martes, 16 de febrero de 2016

Receta King Cake



Esta torta procede de Nueva Orleans y se elabora para Mardi Gras (martes de Carnaval), una de las fiestas más famosas del mundo. La temporada de Carnaval en Nueva Orleans comienza el día de Epifanía, el 6 de enero y termina con el inicio de la Cuaresma. Dos semanas antes del Mardi Gras, ya comienzan las fiestas y los desfiles. Durante estas fiestas se elaboran miles de "King Cakes", que es el dulce típico.
Va decorada con los tres colores oficiales del mardi gras: púrpura, que simboliza la justicia, verde la fe, y oro el poder. La torta tiene a menudo un pequeño bebé de plástico en el interior, que  representa al Niño Jesús, y la persona que lo encuentra tiene que organizar la fiesta del año siguiente. 



La idea de hacer este dulce la tuve viendo un programa de Canal Viajar. Ponían un especial sobre Nueva Orleans y, por supuesto, parte del programa se centraba en Mardi Gras. Me encantó ver el colorido y la fiesta en sí. Me llamó especialmente la atención ver que desde las carrozas de los desfiles arrojan collares de colores (en vez de nuestros tradidicionales caramelos) y también tiran collares  desde los balcones de las casas. Todos los fiesteros acaban con decenas de collares en el cuello.
En el programa hablaban de este dulce y contaban que las pastelerías hacían cientos de miles para estos días. Cuando lo ví, me enamoré y me lo puse en tareas pendientes para Carnaval.
Os cuento cómo se hace.


Ingredientes:
Masa 
- 250  ml. leche 
- 110 ml. agua tibia
- 50 gr. mantequilla
- 25 gr. de levadura fresca
- 110 gr. azúcar
- 2 huevos
- 650 gr. harina
- una pizca de sal
- 1 cucharada de ralladura de limón
- una cucharadita de canela 

Relleno
- 220 gr. azúcar moreno
- una cucharada de canela
- 150 gr. nueces picadas
- 75 gr. pasas (yo no las puse)
- 65 gr. harina
- 100 gr. mantequilla derretida

Decoración
- 1 huevo batido para pintar 
- 125 gr. azúcar glas
- unas gotas de extracto de vainilla
- 1 cuharada de agua, leche o nata.
- azúcar de colores o colorante


Calentamos la leche y derretimos en ella la mantequilla. Dejamos enfriar un poco y le añadimos la ralladura de limón.
Aparte, disolvemos la levadura en agua y tibia  con una cucharada de azúcar. Dejamos reposar hasta que esté efervescente y añadimos a la leche. Removemos bien y agregamos los huevos batidos. Seguimos batiendo.  
Mezclamos la harina con la sal, el azúcar y la canela. La incorporamos a la mezcla anterior poco a poco. Amasar hasta que tengamos una masa suave y elástica.


Engrasamos un molde y ponemos en él nuestra masa. Lo cubrimos con un paso o papel film y lo dejamos reposar dos horas. En este tiempo habrá doblado su tamaño. Y yo preocupada porque había congelado la levadura y no sabía si iba a perder efectividad. Casi se me derrama la masa, como podéis ver en la foto de arriba. 


Para el relleno, mezclamos canela, azúcar moreno, harina, nueces picadas y las pasas. Yo no  le puse pasas porque no puedo con ellas, pero la receta original las lleva. A esta mezcla añadimos la mantequilla derretida y removemos. 


Estiramos nuestra masa en una lámina rectangular y extendemos sobre ella el relleno. Enrollamos como si fuera un brazo de gitano y formamos un rosco, uniendo los extremos. Pintamos con huevo y dejamos reposar una hora. En este tiempo habrá aumentado de tamaño, volvemos a pintar con huevo y llevamos al horno precalentado a 180º.


Horneamos 30 minutos aproximadamente o hasta que alcance un color doradito. En ese momento retiramos del horno y dejamos enfriar.
Hacemos el glaseado mezclando agua/leche y azúcar y algún aroma, si nos apetece. Yo le puse unas gotitas de aroma de limón y unas gotas de vainilla.
Cubrimos la torta con el glaseado y lo decoramos con azúcar de colores. 


A mí, que soy súper fan de la canela me encantó. Si lo hacéis, ya me contaréis qué os pareció.

Dulces besosssssssss

Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario