jueves, 26 de noviembre de 2015

Receta Pollo al ajillo frito




 Mi casa es como una Torre de Babel gastronómica. Cada uno tiene unos gustos bien definidos y diferentes del resto. Así que, conseguir hacer platos que gusten a todos es bastante difícil. 
Pues éste es uno de ellos: el pollo a ajillo frito.
 Es rápido de hacer, cuestión bastante importante, y no requiere ingredientes muy rebuscados. Así que es un fondo de armario, sin duda. Lo solemos acompañar con unas patatas fritas o un poco de ensalada.
Vamos a ver cómo se hace.


Necesitamos: pollo, sal, pimienta, harina, aceite, ajo, vinagre de jerez y laurel.
En esta ocasión lo hice con cuartos traseros de pollo, pero se puede poner pollo entero, pechuga troceada o sólo muslos. Suelo poner uno por comensal. 
Lo primero que tenemos que hacer es quitarles la piel y lavarlos bien bajo el grifo. Los dejamos secar un poco. 


De uno en uno los salpimentamos y los pasamos por harina. 


Ponemos a calentar aceite de oliva. Cuando esté caliente le añadimos los ajos, ocho o diez, enteros y un poquito machacados. Cuando estén fritos, los retiramos. 


En el aceite donde hemos frito los ajos, ponemos los cuartos traseros que teníamos enharinados. Dejamos que se frian bien, a temperatura no muy alta, pero que no lleguen a tostarse mucho. 
Después añadimos los ajos que teníamos reservados, el laurel y un chorrito de vinagre o vino de jerez. Lo dejamos al fuego hasta que se evapore el vinagre. Y....
¡listo para servir!


Espero que os haya gustado. Dulces besosssssssssssssss
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario