jueves, 24 de septiembre de 2015

Receta Torta de la Virgen




La Torta de la Virgen en un dulce tradicional de Granada. Se elabora para la festividad de la Virgen de las Angustias, el último domingo de septiembre. Granada se llena de puestos con tortas y todas las panaderías las venden. Es algo muy característico de aquí, una tradición que me encanta. 

Y este año me he animado a hacerla. La culpa la tiene este libro maravilloso.


Es un libro muy interesante. Cuenta cómo se ha elaborado pan a lo largo de la historia. Los materiales que se usaban tradicionalmente, los tipos de horno, los ingredientes. Es sorprendente el ingenio que tenían para suplir ingredientes que hoy conseguimos fácilmente. 
Es un poco difícil de leer, pero merece la pena poner empeño. Tener las recetas originales y tradicionales del pan, la torta de la Virgen, las salaíllas... éso no tiene precio. 

Vamos con la receta de la Torta de la Virgen. Las cantidades que se indican el el libro son para un horno de panadería, así que os cuento las que he usado yo:



- 1.100 gr. harina de fuerza
- 300 ml. aceite de oliva virgen extra
- 220 ml. agua tibia
- 110 gr. levadura fresca
-  10 gr. anís o matalahúva
- 16 gr. de sal.


El pan y las masas antiguas se hacían todas con masa madre. Así que el día de antes preparé mi masa madre. Puse 10 gr. de levadura en 20 ml. agua para que se disolviera. Añadí 100 gr. de harina. Esta mezcla se deja reposar un día entero cubierta con un trapo. Triplica su tamaño. Al día siguiente tenía ésto.


Lo que más me sorprendió: el olor. Era como si tuviera el vaso lleno de cerveza, exactamente igual. Un aroma genial.

Al día siguiente comienzo la elaboración de la masa. Primer paso: disolver la levadura en el agua tibia.



Ahora mezclo todos los ingredientes (hay que añadir la masa madre) y amaso lentamente. Todo el proceso lo hice en la Kitchen Aid, pero se puede hacer en Thermomix o cualquier robot.


Se amasa en dos fases. Primero un amasado lento durante 7-10 minutos. Después un amasado rápido, de 15 min., para conseguir una masa fina, homogénea y elástica.



Dejamos reposar una hora. El volumen se ha duplicado. Me encanta este proceso químico. :)


Lo dividmos en porciones. Yo hice cuatro porciones para hacer dos tortas.


Estiramos la masa en la forma que más nos guste. Puede ser ovalada o redonda.



Añadimos el relleno deseado. El más tradicional es cabello de ángel, pero en casa no es muy popular. Así que rellené una de ganache de chocolate y otra de Nutella.



Sobre el relleno ponemos otra masa estirada para hacer la parte de arriba.


Formamos un doblete en los bordes para unir la masa de arriba y la de abajo.


Y nos queda así. Ahora hay que dejarla fermentar durante una hora y media o dos.


Ponemos el horno a precalentar un poco antes de que finalice el tiempo de fermentación, a 200º con aire. (si no tenéis aire, calor tradicional arriba y abajo). Espolvoreamos azúcar por encima. Y horneamos entre 10-15 minutos.


Mi cocina olía a..... ¡¡¡¡Torta de la Virgen!!!!!
Es uno olor tan especial..... que me hizo muchísima ilusión. 


Cuando la probé...... Era el sabor!!!!! Ese sabor tan especial de cada último domingo de septiembre.
Estoy emocionada. He hecho muchos, muuuuchos dulces en mi vida. Pero, creo, que éste es uno de los que más ilusión me ha hecho.
El relleno que más gustó en casa fue el de Nutella (a mí, la ganache de choco).


Espero que os animéis a hacerla. Aunque el proceso pueda parecer complicado, es justo lo contrario, muy fácil. 
Lo único que se necesita es tiempo. 
Ya me contaréis. 

Dulces besossssssssssssss



Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario