miércoles, 15 de julio de 2015

Receta Helado de chocolate súper rico!!!!! SIN LACTOSA


¿Qué? ¿Os gusta este primer plano?
A mí me sulibeya. ¿Os acordais de aquella canción, "Son tus perjúmenes, mujer", de Carlos Mejía Godoy y los de Palacagüina? A mí me encantaba cuando era pequeña, tanto que sigo usando el término "sulibeyar", cuando algo me gusta muchísimo.
Sé que se me ha ido un poco la pinza, pero os dejo un enlace para que la recordéis, jajaja. Por favor, no os lo perdáis, que merece la pena, no tiene desperdicio el vocabulario. Video

Ya me centro, ya.... Vamos al helado.

Esta historia comienza porque me regalaron este maquinón por mi cumpleaños. Hace ya mucho tiempo que soñaba con ella... Primero porque me sientan mal los helados normales por la lactosa. Pero sobre todo, porque las cocinicas tenemos ahí un pepito grillo siempre en nuestra cabecita diciéndonos: "eso lo tienes que hacer tú". Y yo tenía que hacer helado, tenía que hacerlo. 
Os prometo que es el helado de chocolate más rico que he probado en mi vida. Probablemente porque lo hice con los sabores que a mí me gustan.
Este helado está hecho al estilo americano, es decir, sin huevo. Ya sé que soy muy repetitiva, pero a mí el huevo me da mucho miedo. Cada uno tiene sus paranoias.


Ingredientes:

500 ml. de leche entera (yo, sin lactosa)
120 gr. azúcar blanca
1 cucharadita de cacao en polvo
200 gr. de chocolate negro al 70%
120 ml. de azúcar invertido (50-100 si te gusta menos dulce)
250 ml. de nata vegetal 
1 cucharadita de maicena

Esta receta se puede hacer con Thermomix, perfectamente. Por ser la primera vez, yo quería hacerla al estilo tradicional. Pero probaré con la Thermo y os lo contaré.
Todo el proceso lo hice al vapor, pero podéis hacerlo en un cazo al fuego directamente. 
 ¿Cómo se hace al vapor? Ponemos un cuenco con los ingredientes sobre un cazo con agua hirviendo. El cuenco nunca debe tocar el agua y, de esta forma, sólo recibe el vapor. La temperatura a la que funde es más baja y uniforme. Así, evitamos el peligro de que el chocolate se nos queme y creo que queda más sabroso.
Calentamos un poco la mitad de la leche. Añadimos el azúcar y removemos hasta que esté completamente disuelta. Incorporamos el cacao en polvo y después el chocolate. Cuando esté completamente fundido, agregamos el resto de la leche y el azúcar invertido. El azúcar invertido lo podéis hacer en casa y dura mucho tiempo. Aquí tenéis la receta


Cómo me gusta esta foto!!!!! Una balsa de chocolate con sus corrientes y todo. Mmmmmm.... pues así queda cuando le hemos agregado toda la leche. 


Disolvemos la cucharada de maicena con un poco de leche y la añadimos. Dejamos enfriar un poco.


Montamos la nata y la incorporamos a la mezcla anterior con movimientos envolventes. Quedó de este color. Yo le puse también trocitos de chocolate.


Y a la heladera!!!!!! Esperé el tiempo reglamentario y salió un helado cremoso, gustoso, delicioso, maravilloso y todos los "osos" del mundo.


Además, también me regalaron una máquina para hacer cucuruchos y los hice!!!!  Pero éso os lo contaré en otro post. Ya estoy pensando de cuántos sabores voy a hacer el helado, creo que esta máquina me va a provocar adicción.
Espero que, si probáis mi receta, os guste. Ya me contaréis.
Por último, tenía que decir que, antes de hacer el helado, me estudié un post de mi amiga Ana Garín, donde nos cuenta la parte técnica del tema. Os dejo el enlace


Dulces besossssssssssss
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario