jueves, 13 de marzo de 2014

Receta Snickerdoodles, mi nueva adicción!!!!






No le doy tregua a mi horno. Creo que un día de éstos me abandona y se cambia de casa.

Y es que, desde que he descubierto estas galletas.... estoy que no vivo. Se acaban y  tengo que hacer más, es como una adicción. Además, son tan rápidas de hacer, que no da nada de pereza ponerse con ellas. Ayer hice una montaña, seis bandejas como ésta:



 Las descubrí gracias a mi amiga Marta y son de una chica americana que se llama Sally. 
Mis niños me ayudan a hacerlas porque se lo pasan bomba, les parece, palabras textuales "súper divertido". Además, les añadimos de todo, dentro y fuera: chocolate blanco, con leche, lacasitos, almendras.... hasta picotas (las chuches que son una bolita roja). Y ahí va la receta:


INGREDIENTES

- 230 gr. mantequilla sin sal
- 270 gr, azúcar
- 1 huevo 
- 2 cucharadas de vainilla Wilton
- 375 gr. harina
- 2 cucharaditas de cremor tártaro
- 1 cucharadita de bicarbonato
- un pellizco de sal
- 2 cucharadas de canela molida

Para espolvorearlas: 50 gr. azúcar y una cucharadita de canela. 

Precalentar horno a 190 º
Batir la mantequilla e incorporar el azúcar hasta que quede una crema blanquecina. Añadir el huevo y la vainilla.
Aparte, mezclamos la harina con el cremor tártaro, el bicarbonato sódico, la canela y la sal. Esto lo añadimos a la mezcla anterior. Queda una masa así:


Quería haceros una apreciación sobre el huevo. Cuando hago galletas, siempre uso claras pasteurizadas. En este caso, le puse la medida de dos claras. ¿Por qué? Porque estamos manejando producto horneado con masa cruda y la contaminación cruzada es un peligro. 

Edito la entrada para añadir unas fotos de cómo las relleno, ya que me habéis preguntado mucho cómo lo hago. En este caso he usado caramelos Werthers original, que he troceado (las de arriba llevan chocolate troceado). Cojo un trozo de masa, pongo el relleno, lo envuelvo con la masa y formo una bolita. Es muy fácil. 



Cogemos una cucharadita de masa, hacemos una bolita y la bañamos en la mezcla de azúcar y canela. Observaréis que mi mezcla lleva también azúcar moreno (no tenía suficiente blanca y descubrí que le morenilla le da un toque buenísimo)



Ponemos nuestras bolitas sobre papel de horno en una bandeja y los dejamos 11-12 minutos. No las pongáis muy juntas porque se expanden mucho y se pegan. 


En este momento hay que empezar a aspirar el olor de la canela. Es como si ya las estuvieras saboreando. Y a los once minutos.... YA!!!!!!!! 
Estarán blanditas. Dejadlas en la bandeja 10 minutos y después las ponéis en la rejilla a enfriar. Luego me lo contáis, ¿vale?


Os mando besos con canela!!!!!














Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario