martes, 26 de noviembre de 2013

Receta PAN DE JENGIBRE en un día perfecto


Hoy os traigo una receta buenísima y muy navideña. No es mía, ni de nadie en concreto, es de la tradición anglosajona. Una de las recetas más utilizadas para Navidad.

Yo la hice en formato bizcocho, pero se puede usar también para las galletas. De hecho, tengo una receta de galletas de jengibre en Facebook que lleva las mismas especias, aunque el resto de los ingredientes varían. Os dejo el enlace a las galletas https://www.facebook.com/photo.php?fbid=276772462374018&set=a.270475289670402.78503.259706697413928&type=3&theater




Ingredientes:

250 gr. mantequilla a temperatura ambiente
250 gr. harina
400 gr. azúcar moreno
200 gr. melaza
4 huevos
2 cucharada sopera de canela
1 cuharadita de jengibre molido
1/2 cucharadita de nuez moscada
1/2 cucharadita de clavo molido
1/2 sobre de levadura química
1 pellizco de sal


Elaboración:

Precalentamos el horno a 175 grados. 

Se bate la mantequilla con el azúcar hasta obtener una crema. 
Mientras, pesamos la harina y le añadimos la sal, la levadura y todas las especias, mezclándolo todo.Reservamos.
Añadimos a la mantequilla los huevos de uno en uno. Después, la melaza o miel de caña. Por último, incorporamos la harina mezclada, de cucharada en cucharada.
Rociamos el molde de aluminio con spray antidesmoldante y vertemos la mezcla. Horneamos durante unos 40 minutos o hasta que lo pinchemos y el palillo salga liimpio.
Yo usé un molde rectangular de 9x13 pulgadas. 

Y ahora os voy a contar con qué motivo hice esta tarta. Pues tengo una amiga a la que quiero un montón que cumplió años. Nos invitó a su huertecito a plantar semillas, que nos hacía mucha ilusión. Y aquí estamos:


Después de plantar habas, cebollas, ajos, cebolletas, etc., pasamos a reponer fuerzas con una liviana comida. Yo me encargué del dulce y quería recrear el trocito de campo donde íbamos a plantar. 
Cogí mi bizcocho de jengibre, lo bañé con mucho almíbar, le puse una buena capa de ganache de chocolate y para los caballones, usé toblerone. Lo volví a cubrir de ganache y le puse por encima los recortes triturados del bizcocho, para simular la tierra. Luego en 0,2 intenteté modelar a los anfitriones. Pero, entre las prisas y los baches (se rompieron las figuras), quedaron regular. Pero hicieron la gracia, que era de lo que se trataba. 

´

Los demás hicieron unos platos exquisitos. Teníamos empanada de morcilla con manzana para chuparse los dedos. Una tortilla de patatas, de las de verdad. Una pastela..... que es la mejor que he probado nunca. Una ensalada de pimientos exquisita. El resto de comida era baja en calorías: callos, barbacoa de morcilla, chorizo, panceta y pollo. Todo regado con unos buenos vinos. Me declaro oficialmente catadora profesional de comida y vino, ¡¡¡qué felicidad!!! Mirad qué momentazo: reposando la comida e intentando parar el tiempo. 



Fue un día de los que quedan en el recuerdo para siempre. 

Besossssssssssssssss y gracias por leerme!!!!!











Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario