lunes, 28 de mayo de 2012

Receta LA TARTA DE COMUNION

Pues sí, ya pasó. Después de tanto preparativo, tanto estrés, tanta ilusión..... se pasó el día de la Comunión. Pero fue tan bonito todo, que permanece en nuestro recuerdo.

La reina del día fue ella, mi niña. Pero la segunda fue la tarta. Le hacía mucha ilusión y la mantuve en secreto hasta el último momento. Aquí está:


La preparé con tanto mimo, que cuando veo la foto, me emociono.
Hice cientos de bocetos. Cuando ya pensaba que tenía el definitivo, se me ocurría una idea nueva y lo cambiaba todo. Hasta que un día me puse seria conmigo misma y me exigí hacer el dibujo final. Entonces empecé a prepararla, a pedir accesorios, pilares, escaleras.... Cada parte la encontré en un sitio diferente. Hubo desesperantes paquetes perdidos, con plan B, pero al final, salió.
Dos detalles de la tarta:



Ella ese día fue plenamente feliz desde que se levantó. Estaba preciosa. Por el camino al colegio ya empecé a llorar..... Soy una llorona sin remedio, no lo puedo evitar. 
La ceremonia fue memorable. Yo leía la primera lectura y llevaba unos tacones de 12 cm. Estuve dos noches soñando que al subir a leer tropezaba y me caía de boca en el altar, jajajajaja, pero, afortunadamente, éso no ocurrió.

En cuanto acabó la misa, salí corriendo hacia el sitio de la celebración. Era un entorno maravilloso, una hacienda antigua rehabilitada para eventos y ese día, sólo para nosotros.




Yo me había cronometrado, tardaba una hora en montar la tarta. Pero no conté con que tenía que descargar unas veinte cajas...... Poniendo la última flor llegaron los primeros invitados, y yo en vestido de piscina y chanclas.

Pero me recompuse en 0,2. Miradme......


 Son mis chicos....¿A que la foto es genial??????????

Y aquí están las chicas......



Ya sé que faltais muchas, pero no tengo más fotos. Y sigo contando....

Para ayudar a que cada uno encontrara su sitio, en cada plato puse una galletita personalizada:



Había comprado toneladas de chuches para una mesa dulce, que al final fueron dos mesas. Quedaron preciosas, mirad:





 Os prometo que causaron sensación, sobre todo entre los adultos. 

Además, preparé un vídeo con fotos de mi niña desde que nació, que arrancaron más de una lágrima. Y después nos fuimos al bailoteo y los niños a sus castillos y sus juegos.  Lo bailamos todo, desde Rihanna, hasta Paquito el chocolatero.



Hicimos batallas padres e hijos de karaoke, concurso de canto con ingenio y escenificaciones. Los pasamos muy bien. Este día quedará en mi memoria como uno de los más felices de mi vida.

Para terminar, como ya sabéis que nunca publico fotos de mis hijos, voy a hacer una excepción. Es el broche final:


Besossssssssssssssss....................

Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario