lunes, 13 de junio de 2011

Receta Tarta senderismo

Hooooooooola!!!! Aquí estoy otra vez. Os traigo una tarta que tenía en mente desde hacía mucho tiempo, pero tenía que esperar al momento oportuno.


Ya os he comentado en alguna ocasión que tengo un grupo de senderismo. Pues esta tarta es un homenaje a nuestro guía, Beni, por su bondad, generosidad y dedicación. Es una persona excepcional. Él confecciona todo el calendario, planifica las rutas y las hace varias veces (muchos km.) antes de que las realice el resto del grupo para asegurarse de que las condiciones meteorológicas no dificultan la caminata.  Éste es Beni:

El pastel contiene un poco de humor, porque para él todas las rutas son de nivel bajo, aunque tengas que escalar una montaña agarrándote con los dientes o atravesar un camino machete en mano. Pero, en el fondo, nos gusta porque siempre repetimos.  


Podeis verlo claramente en la tarta: el que se está despeñando es su hijo Gonzalo, hasta se rompió una pierna al caer (al despegarlo de la tarta).


Y la que está en el lateral, con un forro polar azul, soy yo, escalando para poder llegar a la cima (me estoy agarrando con los dientes).


 Los dos de rojo son mis niños (mi niño, como siempre, no puede pasar sin mojarse.... de cabeza al río). La niña de rosa es mi ahijada.

Y aquí está Inma, la abnegada esposa de Beni. A ella también le tenemos que agradecer mucho, realiza una labor muy importante en senderismo. Gracias, Inma. A su lado, Belén, su hija, una niña muy dulce.

Y, como siempre, se me olvidó hacer fotos del paso a paso. Debí hacerle una al bizcocho porque creo que es el mejor bizcocho que he probado hasta ahora. Me dio un ataque Ratatouille. Os explico. ¿Habeis visto la película? Hay un momento en que Remy intenta arreglar la sopa que ha destrozado Linguini. Empieza casi a levitar sobre la sopa añadiendo diferentes especias e ingredientes, en un ataque creativo, con una especie de baile gastronómico que me encanta. A mí me pasa muchas veces. Mi cabecita empieza a imaginar combinaciones y hago exactamente lo mismo.
Os dejo una foto de la tarta casi desnuda. El color marrón se lo dí con brocha, colacao disuelto en vainilla.



Y aquí estoy yo en "momento" Jack el Destripador:


Lo prometido es deuda. La receta, como me gustó tanto y es mía, pues le pongo mi nombre:   Bizcocho de Paz a la naranja (suena a receta de Navidad, jajajajaja).

450gr. de mantequilla 
450 gr. de azúcar
570 gr. harina de repostería Mercadona
1 sobrecito levadura Mercadona
1 pizca sal
9 huevos
El zumo de dos naranjas
100 gr. (+ ó -) de mermelada naranja amarga

Se bate un poco la mantequilla y se le añade poco a poco el azúcar hasta que quede una crema blanquecina. Se le añaden los huevos de uno en uno (yo para ahorrar tiempo, lo hago de 2 en 2) alternando con cucharadas de harina para que la masa ligue bien. Después se añade la harina, ya mezclada con la levadura y la sal, poco a poco, alternando con el zumo de naranja. Por último, la mermelada. Se bate bien y....¡al horno! Yo lo suelo poner bajito, a unos 165º. No recuerdo cuánto tiempo lo tuve, pero se va pinchando. Estas medidas son para toda la tarta que veis, que era: 1 molde rectangular de 9x13, dos redondos de 4x3 y 3x3 y dos cavidades de mini wonder mold. O sea, mucha tarta. Si vosotros quereis hacer una más pequeña, tendreis que restar cantidades proporcionales.

La tarta iba rellena de cheesecream de naranja y bañada con almíbar de naranja. Iba cubierta de chocolate (no sé hacer un postre sin chocolate) para pegar el fondant. La decoración es fondant.

Y ya termino, que creo que es la entrada más larga que he hecho hasta ahora. Espero no haberos aburrido.


Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario