miércoles, 18 de mayo de 2016

Receta Tarta de manzana



¿No os apetece darle un bocado a la foto? A mí, SI. 
Es la tarta de manzana clásica, la de toda la vida. Sencilla, sin complicaciones, pero absolutamente deliciosa. Y tan fácil de hacer.... ¿a que os he convencido? jajaja


A mí me gusta con una capa finita de manzana arriba, y las manzanas laminadas muy delgadas. No me gusta morder trozos gruesos de manzana porque, a veces, no llegan a cocerse bien y quedan muy duros. Elegí las manzanas golden porque son dulcecitas y tienen una textura suave
Pues ¡¡manos a la obra!!


En la foto de los ingredientes veréis leche condensada. En principio, decidí probar una receta de crema pastelera de una persona muy conocida en el mundo de la repostería y fue un fracaso absoluto. Quiero pensar que en las cantidades había un error involuntario. Tuve que tirarla entera y hacer una nueva. Aquí van los ingredientes:

Base:
- 250 gr. harina
- 50 gr. azúcar
- 100 gr. mantequilla
- 1 yema de huevo
- un pellizco de sal
- 50 ml. agua

Crema pastelera: 
- 100 gr. azúcar
- 500 gr. leche
- 50 gr. maicena
- 3 huevos
- 1 vaina de vainilla o esencia de vainilla
- cáscara de limón o esencia de limón

La Decoración:
- manzanas golden
- mermelada melocotón


Mezclamos la harina con la sal y el azúcar. Movemos un poco para que se mezclen. 


Añadimos la mantequilla fría a dados. Amasamos un poco hasta que quede con un aspecto terroso. Si lo haces a mano, procura no amasar mucho para no darle calor a la masa,


Por último, incorporamos la yema y el agua y amasamos bien hasta formar una bola. Dejamos reposar la masa una hora, cubierta con un paño o film transparente. 


Mientras, vamos haciendo la crema pastelera. 
Ponemos a infusionar a fuego suave la leche, vainilla y las cáscaras de limon. Si le vais a poner esencias, os saltáis este paso. Aparte, disolvemos la maicena en un poco de leche. 
Retiramos cáscara y vaina de vainilla y añadimos la mezcla de maicena. Ya no paramos de mover. Apartamos del fuego e incorporamos el azúcar y las yemas, mezclando bien. Volvemos a poner al fuego y, cuando esté consistente, apartamos y dejamos enfriar. Si nos ha quedado con grumos, le pasamos la batidora y cubrimos con film trasnparente para que no forme costra.
Si tienes Thermomix, es la mejor opción: pones todos los ingredientes y programs 10 minutos, 90º vel. 4. Si no te queda suficientemente espesa, vuelves a poner 5 minutos más. 



Precalentamos el horno a 175º.
Ahora volvemos a nuestra masa. La estiramos con un rodillo y dejamos un grosor de unos 5 mm. Engrasamos el molde y cubrimos con la masa. 


Adaptamos con la manos la masa al molde y, si nos sobra, recortamos. Pinchamos la masa con un tenedor y ponemos en la superficie un papel de horno. Para evitar que la masa se hinche, vamos a poner unas legumbres secas o bolitas de horneado. 
Horneamos unos 25 minutos o hasta que empiece a dorarse.


Una vez fuera del horno, dejamos enfriar un poco y le agregamos nuestra crema pastelera.
Cortamos las manzanas en láminas finitas y las colocamos cubriendo toda la superficie. Por último, pintamos con la mermelada de melocotón y llevamos al horno de nuevo, unos 40 minutos aproximadamente 


Ya está lista!!!! La dejamos enfriar un poco a temperatura ambiente y luego, si nos apetece tomarla fría, la refrigeramos. Y si tenemos mucha prisa por probarla, pues cortamos un trocito, jeje. 



Espero que os guste. Dulces besossssssssssssssss


Share:
leer más

miércoles, 11 de mayo de 2016

Receta Lasagna de chocolate



¿Se han disparado todas vuestras alarmas dulceras? Las mías, sí. Cada vez que veo la foto.

Esta receta tiene una historia detrás. Resulta que tengo un grupo de amigas desde hace muuuuucho tiempo. Quedamos todas las semanas a tomar café y, cada dos meses, organizamos una comida en casa de una de ellas. Las comidas son temáticas y en la de abril tocaba Italia.
También tenemos que llevar atrezzo. No os podéis imaginar las ocurrencias de algunas.... jajaja.

El caso es que yo siempre llevo algo dulce. Si piensas en postre + Italia, lo primero que se te ocurre es tiramisú, pero no es de mis postres favoritos. Así que tenía que buscar una opción B.



Me fuí a Google... "postres italianos". Cuando vía la primera de foto de esta lasagna, mis ojos no podían abrirse más. Fue un flechazo auténtico y, desde ese momento,  supe que estábamos destinados a estar juntos ;)
Descubrí que este postre es bastante famoso y yo no lo conocía (¿?). Leí infinidad de recetas y al final hice mi propia composición porque había mil versiones diferentes.
En todas ellas había un elemento común, la base de oreo y mantequilla. Luego ya eran capas: blanca-choco-blanca. Así que me puse manos a la obra y quedó este maravilloso postre que resultó realmente delicioso. Tan rica está la cucharada con todas las capas, como por separado (lo recuerdo y lo saboreo de nuevo..mmmm).


Vamos a la receta. Ingredientes:

Capa 1
- 3 paquetes de galletas Oreo, en total, 36 galletas
- 90 gr. de mantequilla 

Capa 2
- 230 gr. de queso Philadelphia o similar
- 250 ml. de nata vegetal 
- 100 gr. de azúcar glas

Capa 3 
- 200 gr. de chocolate troceado 
- 30 gr. maicena
- 150 gr. azúcar
- 240 ml. leche
- 1 cucharadita de vainilla

Capa 4
-300 ml. nata vegetal
- 250 gr. azúcar glas
- chips de chocolate


Comenzamos triturando las galletas Oreo. Yo lo hice en Thermomix, pero se puede usar cualquier robot o picadora. Añadimos la mantequilla derretida, mezclamos bien y ponemos en el fondo de una fuente. Aplastamos bastante para que quede compacta. Lo llevamos al frigorífico. 


Batimos el queso crema hasta que quede suave y esponjoso. Aparte montamos la nata con el azúcar y añadimos al queso. Mezclamos bien. 
Cubrimos con esta crema la capa de galletas oreo. Extendemos uniformemente y volvemos a llevar al frigorífico para que siga cogiendo cuerpo. Mientras, vamos haciendo el pudding de chocolate.


Ponemos maicena, azúcar y leche en un cazo. Removemos a fuego medio hasta que espese (unos 10 minutos). Apartamos del fuego y añdimos el chocolate troceado, removiendo hasta que quede completamente integrado. Añadimos la vainilla y dejamos enfriar hastaq que quede a temperatura ambiente. Le ponemos film transparente en la superficie para que no se seque la capa de arriba y, cuando haya enfriado, cubrimos la capa de queso. Antes de ésto, le pasé la batidora. Refrigeramos.


Por último, montamos nata con azúcar glas, la cantidad de azúcar es orientativa, ya que cada nata tiene una textura diferente, incluso algunas ya vienen con azúcar. Por tanto, añadimos sólo si es necesario. Cubrimos con la nata la anterior capa de pudding de chocolate y llevamos al frigorífico de nuevo. 


Para la decoración final, podemos poner mini gotas de chocolate, fideos o trocitos. Yo los hice de la siguiente forma: cubrí una hoja de papel vegetal con una finísima capa de chocolate derretido. Lo puse en el frigo unos 10 minutos. Al sacarlo lo arrugúe hasta formar un a bola y abrí el papel sobre una fuente. Cayeron todos los trocitos y los espolvoreé sobre la fuente. 


La dejamos reposar en el frigorífico unas cuatro horas, o, si tenemos prisa, la llevamos al congelador. 
Ya sólo queda servirla y disfrutarla. Nosotras lo hicimos. 


Tenía que incluir una foto para el recuerdo. 
Haciendo el tonto todo lo que fuimos capaces, jajaja
Dulces besossssssssss





Share:
leer más

miércoles, 4 de mayo de 2016

Receta Bizcocho de coco convertido en maceta de tulipanes


Pues sí, es una tarta de coco. 
Fue para una persona muy especial. Era su cumpleaños y le hacía mucha ilusión tener una tarta hecha por mí y a mí me hacía ilusión que a ella le hiciera ilusión (jajaja, tres tristes tigres....).
Le hice dos preguntas: ¿cuál es tu sabor preferido? y ¿cuás es tu flor favorita?
Me respondió: coco y tulipanes. Y aquí está el resultado: una tarta de coco convertida en maceta de tulipanes. Luego la repetí para hacerla en TG7. Al final os pondré el enlace para que podáis ver el programa.

Los Los Ingredientes del bizcocho:
- 175 gr. mantequilla sin sal
- 175 gr. azúcar
- 250 gr. harina bizcochona 
- 1 pica de sal
- 4 huevos
- 2 yogures de coco
- 100 gr. coco rallado


Precalentamos el horno a 175º
Comenzamos nuestra masa batiendo mantequilla y azúcar hasta que nos quede una cremita blanca. Añadimos los huevos de uno en uno, mientras seguimos batiendo. Si se corta la crema, agregamos parte de la harina que tenemos pesada. Añadimos los yogures y seguimos batiendo. Una vez ligados estos ingredientes, vamos agregando la harina con la sal, poco. Por último, ponemos el coco rallado, asegurándonos de que queda incorporado de forma uniforme. 


Engrasamos el molde que hayamos elegido. Yo siempre uso un spray antidesmoldante, pero hay quien prefiere poner mantequilla y harina. A gusto de cada uno. Usé dos moldes para poder hacer la maceta, pero podéis utilizar sólo uno. Horneamos durante 30-40 minutos (el tiempo varía en función del horno). La fórmula infalible para saber si está hecho es pinchar el bizcocho y si el palillo sale limpio, lo sacamos. 


Y aquí están mis bizcochos. El olor era impresionante y los recortes me supieron a gloria bendita.
Al sacar el bizcocho del horno, lo mantenemos unos diez minutos dentro del molde y después desmoldamos. Ponemos en una rejilla para que enfríe. 
 Aqui termina el proceso del bizcocho, podéis tomarlo tal cual. El baño y el relleno son opcionales.


 Por si queréis bañar y rellenar, esta es la segunda parte.
Hice un almíbar con agua de coco que estaba riquísimo. Para hacerlo ponemos  125 ml. de agua de coco y 100 gr. azúcar en un cazo y calentamos  hasta que el azúcar esté completamente disuelta. Dejamos enfriar. Yo lo pongo en una biberón por comodidad, pero, antes de descubrir los biberones, el baño lo hacía pacientemente con una cuchara. 


El relleno lo hice con nata vegetal y aroma de coco. Pero, podéis poner el relleno que más os apetezca. 
Después de esta foto, empecé a tallar y dejé el bizcocho con forma de maceta al revés. 

 Luego cubrí con fondant y le dí la vuelta. Previamente había preparado mis tulipanes de chocolate. Los hice con un molde para chocolate y las hojas con fondant. Pinté el palito de los tulipanes con colorante verde disuelto en agua. 
Para hacer la hierba de arriba tinté coco rallado. Puese en una bolsa hermética el coco rallado y un poco de colorante verde y empecé a mover como si fuera un cocktail. Y quedó así. 
Pinché los tulipanes.... y terminada!!!!!

 

 Por si os apetece ver el vídeo del programa que grabé en TG7, aquí os dejo el enlace:
  

Espero que os guste. Dulces besossssssssssssssssssss














Share:
leer más

viernes, 29 de abril de 2016

Receta Pizza cones


Es pizza!!!! Una pizza súper original y divertida.
Desde que la ví por primera vez me enamoré perdidamente de ella. Estuve buscando mucho tiempo los moldes para hacer los conos, pero los que tenían un precio razonable sólo los vendían en Brasil. Así que estuve retrasando y retrasando la idea hasta que me propuse hacerlos sin molde. Empecé a buscar artilugios con forma cónica por la casa, pero ninguno me servía. Y un día se me ocurrio usar los conos de helados como molde. Después descubrí que había muchas más ideas por la red. Pero ya era tarde.

Vamos a empezar con la receta
- 540 gr. harina de fuerza
- 1 sobre de levadura
- 1 cucharadita de azúcar
- 2 cucharaditas de sal
- 350 ml. agua tibia
- 2 cucharadas de aceite


En un cuenco, o vaso de robot, combinamos harina, azúcar, levadura y sal.


Ponemos en marcha la pala y, con ella en movimiento, añadimos el agua y las 2 cucharadas de aceite. Batimos bien hasta que la masa forme una bola.


Si la masa queda pegajosa, añadimos un poco más harina hasta obener una bola sólida. Si la masa está demasiado seca, añadimos más agua.

Formamos nuestra bola y la ponemos en un recipiente engrasado con aceite de oliva. Lo tapamos con papel transparente y lo dejamos reposar en un lugar cálido hasta que duplique su tamaño, aproximadamente una hora.

Ponemos la masa sobre una superficie ligeramente enharinada, la estiramos con un rodillo y la dividimos en dos partes iguales. Las cubrimos con un paño de cocina limpio o papel film y dejar reposar de nuevo, esta vez menos tiempo, unos 10 minutos.

Mientras la masa está reposando vamos haciendo los moldes. Yo usé conos de helado y los rellené y forré con papel de aluminio.


Rociamos los conos con spray antidesmoldante.
Cortamos la masa en tiras o semicírculos para comenzar y cubrimos los conos. Comenzamos doblando la masa sobre la parte inferior del cono y la vamos pegando por la superficie hasta unir los extremos. Presionamos un poco en la unión para que se peguen bien los extremos y, si nos sobra, cortamos. La masa es bastante maleable, se trabaja bien.



Ponemos los conos sobre una bandeja con la "costura" hacia abajo. Horneamos 6-8 minutos a 220º o hasta que veamos que empiezan a dorarse.
 

Una vez fuera del horno desmoldamos los conos y los rellenamos con nuestros ingredientes para pizza favoritos. Yo, primero, los bañé con tomate por dentro. Después puse mozzarela rallada. Añadí jamón de york y una mezcla de tres quesos rallada. Por último, el orégano.... y al horno de nuevo. Tenemos que hornearlos de pie. Yo usé un soporte de conos de helado. pero podéis poner una jarra apta para horno o similar.


Ya sólo falta servir y degustar. La verdad, es que sólo por lo originales que son parece que están hasta más buenos que la pizza normal. Pero.... ya me contaréis.
Dulces besosssssssssssss

 
  
Share:
leer más

martes, 26 de abril de 2016

Receta Bizcocho de limón, canela y almendras


Este bizcocho se merecería un monumento o algo así. 
Para mi hija es su súper-mega-preferido (de hecho, hasta se lo hago en versión magdalena para las meriendas).
Creo que es uno de los bizcochos que más veces he hecho y decir éso, teniendo en cuenta que no me gusta nada repetir, ya es mucho.  El sabor es intenso y natural (sin aromas). La textura gruesa que le aporta la almendra lo hace muy exquisito.
Lo he llevado a sitios muy diferentes y siempre ha gustado muchísimo. Hace poco teníamos un cumpleaños importante y la mujer del cumpleañero me pidió que le hiciera la tarta. Como ella ha probado muchas de las que he hecho, le pregunté qué bizcocho quería. Y me sorprendió diciéndome: "aquél que hiciste hace dos años que era una pista de tenis". Y se refería a éste, lo que indica que es un sabor que se recuerda.


  En alguna ocasión lo he llevado al trabajo. Recuerdo la última vez que lo llevé (en el formato de la foto). Un grupo de compañeras tomamos café a las 9 y, cada viernes, por turnos, llevamos algo dulce. Para el cumpleaños que os he comentado antes, hice un poco más de masa para hacer cupcakes y llevarlos. Les puse por encima la misma crema del relleno que llevaba la tarta. Yo estaba un poco agobiada porque pensaba que me había quedado amargo y estaba deseando que lo probaran para que me dieran su opinión. Recuerdo que se callaron y casi se me sale el corazón por la boca, porque pensaba que no les había gustado y no sabían cómo decírmelo. Y, de pronto, una dice: "Ay, Paz, ésto es una maravilla". Otra: "vamos, pero dices que no está bueno??? Creo que es uno de los bizcochos más ricos que he probado, Otra: "la textura es increíble, es un bizcocho muy original". Y respiré.

¿Os habéis animado ya? Jajajajaja. Pues vamos al lío: 


Los Ingredientes 

3 huevos
175 gr. azúcar
175 gr. harina bizcochona
una pizca de sal
125 ml. leche
125 ml. aceite 335
125 gr. almendras tostadas con piel
Zumo de un limón grande
Ralladura de un limón grande (sin parte blanca, que amarga).
1 cucharada generosa de canela 


Precalentamos el horno a 175º
 Trituramos un poco las almendras, sólo un poco, que queden trocitos grandes (luego estarán muy ricos cuando nos los encontremos en el bizcocho). Reservamos.


Batimos todos los ingredientes líquidos: leche, aceite, huevos y zumo de limón. Añadimos el azúcar y batimos bien. Aparte mezclamos la harina con la canela y la sal. La agregamos poco a poco a la mezcla anterior.


Por último incorporamos las almendras y la ralladura de limón. Ya tenemos lista nuestra masa.
Las cantidades que figuran arriba dan para un molde de 20 cm. Yo hice el triple de la receta porque necesitaba dos tartas y muffins. 


Rociamos el molde con spray antidesmoldante, o con mantequilla y harina. Le ponemos la masa y horneamos durante 40 min. (o más, depende del horno. Lo mejor es pincharlo con un palillo y si sale limpio, es el momento de sacarlo del horno).



Una vez fuera del horno, lo mantenemos en el molde unos diez minutos.Después, desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla. Aunque realmente no podrás esperar a que se enfríe.
Durante el horneado, no has podido despegar la nariz del cristal del horno, incluso quemándote. Ese aroma que desprende te habrá provocado una necesidad imperiosa de probarlo aunque te achicharres la boca, ya verás.
Si te sobra masa, puedes hacer magdalenas o mini magdalenas, que salen buenísimas!!!!


Este bizcocho lo suelo rellenar y cubrir con crema de lemon curd, que está buenísima y le va muy bien. La magdalena de la foto de arriba también lleva esa crema. Publicaré la receta más adelante, que merece la pena. 
Si lo hacéis, os va a encantar.
Dulces besosssssssssssss



Share:
leer más